Anatomía del astuto

El astuto puede ser un buen político, hábil para ganar elecciones, pero no un estadista o un buen gobernante. Acorralado por los hechos no para de decir y hacer disparates. En una situación compleja, se torna peligroso y es capaz de cualquier barbaridad.

Dar clic en la imagen para leer completo

Imagen: Reinaldo, el zorro grabado de Wilhelm von Kaulbach (1805-
1874)