Rayo grande, poca lluvia

Brueghel

Nadie quiere ver al catolicismo convertido en un pequeño grupo de ultra-puros, de “verdaderos santos”, eso se llama secta. Por eso ha causado desilusión el mensaje final del sínodo, en el que realmente no se avizora una innovación significativa.

Dar clic en la imagen para leer completo