El robo del alma

Bajo el pánico a los fotógrafos subyace ese temor de que las cámaras roban el alma, tal como creen algunas comunidades primitivas enfrentadas a este artilugio moderno. Y en el caso de la persecución a los “fines comerciales”, está la ecuatoriana envidia a que alguien lucre de manera legal.

Dar clic en la imagen para leer completo

Imagen: Fotógrafo ambulante, grabado de Albert Bellenger
(1846-¿1914?) publicado en L’Illustration, n° 2455,