Testimoniales y “chimbadores”

Una candidatura con una propuesta clara, estructurada y distinta no es chimbadora. Lo son aquellas que precisamente por no tener diferencias, “jalan de la chimba” a su coideario y se alimentan de ambiciones personales. También lo son aquellos que sin posibilidad de triunfo, alquilan un partido o consiguen firmas para inscribirse por el puro afán de satisfacer su vanidad con un momento estelar.

Dar clic en la imagen para leer completo

 

Imagen: Simbad y el Viejo del Mar. Ilustración sin 
firma en la edición de Edimat de Las mil y una noches
(1998)