Hablando del rey de Roma

Primogénitos

Ocurrió lo peor dentro de un riesgo razonable. Nadie puede declararse a salvo de la pandemia. La ciencia hace lo posible, que es mucho, pero no bastante. No hay que confundir las medidas científicamente recomendadas con las que se toman con intención política para tranquilizar al electorado. El mundo tiene que acostumbrarse a bregar con esta amenaza y cada ser humano debe tomar su destino en sus propias manos.

Dar clic en la imagen para leer completo
Imagen: Lamentaciones sobre la muerte de los primogénitos
de Egipto, oleo sobre lienzo de Charles Sprague Pearce 
(1851–1914)