¿Y el plato fuerte?

No sólo que no dejaron la mesa servida, sino que quedó la vajilla sucia y se robaron los cubiertos. Tras el atracón de diez años de correísmo, su legado son huesos pelados, botellas vacías e inodoros ocluidos

Dar clic en la imagen para leer completo

Imagen: Naturaleza muerta con copa dorada, óleo sobre
tabla de Willem Claez Heda (1594-1680)