El día del liberalismo

Esta efemérides debe celebrarse el 25 de diciembre, puesto que conmemora el nacimiento del mayor inspirador del liberalismo: Yehshuah Bar Yoshef, llamado el Cristo. Sería apresurado decir que fue liberal, pero la interpretación del mundo denominada liberalismo dimana históricamente de su prédica y la lleva a sus últimas consecuencias. En el Ecuador cae bien tener una fecha dedicada a este propósito, para impulsar el conocimiento y desarrollo de las ideas liberales, puesto que nunca se ha implantado un régimen basado en ellas. Lo que se impuso en 1895 era radicalismo jacobino, en mucho antitético con la corriente a la que hacemos referencia.

Yehshuah, en español Jesús de Nazareth, que se decía el Hijo del Hombre, revela al individuo. No seremos más miembros de un pueblo escogido, la sangre y otras características no dependientes de nuestra voluntad ya no determinarán nuestra vida. Nos enfrentamos personalmente a Dios, en absoluta igualdad con todo el género humano. Es la negación total del colectivismo. Escogemos libremente nuestro destino para la eternidad. Lógico, quien habla de ese modo es un protoburgués, el hijo de un artesano.

Buda era un príncipe, Mahoma llegó a ser de hecho un rey guerrero, como lo fue Moisés. Frente a ellos el carpintero viene del pueblo y permanece en medio de él, con desapego absoluto del poder. El Adversario (que eso significa Satanás) quiere quitárselo de en medio y le ofrece nada menos que “todos los reinos del mundo”, el galileo rechaza la propuesta y ordena retirarse al “príncipe de este mundo”. Su reino “no es de este mundo”, no es el de los poderosos, no es el de César. Como Él mismo lo dijo no se puede servir a dos señores. La frase es que no se puede servir a Dios y a las riquezas, pero pudo decir bien “no se puede servir a Dios y al poder”, porque las riquezas lo son sólo en tanto en cuanto implican poder. Esta reflexión da una nítida coherencia a todo lo que dice el Evangelio sobre la riqueza. El Nazareno no estaba a favor de la pobreza per se, de la miseria, él no rechazaba la realidad y lo bueno de este mundo. No fue un asceta. Comía bien y bebía vino, gustaba de los perfumes, se juntaba con publicanos y “gente de mala vida”, fue amigo de ricos como Zaqueo y José de Arimatea.

Si se evita un rústico fundamentalismo bíblico, se puede ver al cristianismo como una comunidad de interpretación, que continúa entendiendo y ampliando el mensaje evangélico. Así podemos encontrar en la Edad Media, en las posiciones de la Iglesia frente al Imperio, muchas ideas sin duda liberales. Igual se halla en lo mejor del pensamiento escolástico, como en el de Tomás de Aquino con singularidad. Todo esto eclosionaría en el Renacimiento, para plasmarse rotundamente en la Escuela de Salamanca, de la cual emergen los jesuitas Juan de Mariana y Francisco Suárez, ya definidamente liberales. Y podríamos escribir tomos demostrando la absoluta coincidencia conceptual e histórica entre los dos pilares fundamentales de Occidente.

Publicado originalmente el 26 de diciembre de 2011 
en Diario El Universo

Ilustración: Detalle de La tentación de Cristo, grabado 
de Gustave Doré (1832-1883)

2 Respuestas a “El día del liberalismo

  1. Muchas gracias Alfonso Ojalá todos pudiéramos saber más de los escolásticos tardíos y de la Escuela de Salamanca Estudié derecho y economía en la PUCE y jamás los nombraron. Excelente tu escrito Saludos Pablo Mateus

    El El jue, 23 de may. de 2019 a las 12:22, Alfonso Reece escribió:

    > Alfonso Reece Dousdebés posted: ” Esta efemérides debe celebrarse el 25 de > diciembre, puesto que conmemora el nacimiento del mayor inspirador del > liberalismo: Yehshuah Bar Yoshef, llamado el Cristo. Sería apresurado decir > que fue liberal, pero la interpretación del mundo denominada ” >

    • Gracias por tu comentario Pablo, en realidad, la escuela de Salamanca ha sido redescubierta en las últimas décadas. Me encantaría conocer a fondo a los escolásticos tardíos y, en general, todo lo relacionado con la llamada “baja Edad Media”, que fue alta en creatividad y desarrollo. Pero es un trabajo que apenas he empezado. Conversaremos.

Los comentarios están cerrados.