¿Qué hacer con la burocracia?

Max Weber tiene razón cuando dice que “una vez instaurada en su plenitud, la burocracia constituye una de las estructuras más difíciles de destruir”. Incluso cuando una guerra ha destruido un Estado, el servicio público sigue funcionando. Si bien no se puede prescindir de la burocracia, sí puede combatirse el burocratismo, esos enjambres de trámites, permisos y controles que paralizan a la sociedad. 

Dar clic en la imagen para leer completo
Imagen: El empadronamiento en Belén. Óleo sobre tabla 
de Pieter Bruegel el Viejo (1525-1569)